Usted está aquí

Años Jubilares en España: ganancia de indulgencias

La Indulgencia Plenaria, aplicable por vivos y difuntos, nos redime de la pena debida por los pecados cometidos, ya perdonados en la confesión; sencillamente nos pone en estado de gracia, sin necesidad de redimir la pena debida en el Purgatorio.

La visita a los lugares en que puede ganarse la Indulgencia Plenaria, da pie a una interesante reflexión catequética, beneficiosa para todos, jóvenes y mayores.

Santo Toribio de Liébana: "La Cruz, signo de vida"

El Monasterio de Santo Toribio de Liébana celebra el jubileo desde 1512, por conservar el “Lignum Crucis” (trozo de la Cruz de Cristo) más grande conocido, un privilegio que comparte con Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela. El Año Jubilar Lebaniego se celebra cuando el 16 de Abril, Festividad de Santo Toribio, cae en Domingo.

El Camino Lebaniego parte de San Vicente de la Barquera, continuando hacia Serdio (a unos 8 km), La Acebosa, Hortigal y Estrada; luego sigue una bella pista de montaña, que conduce a Muñorrodero, donde se separan los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela de los que van a Santo Toribio de Liébana.

Pasaremos por Santa María de Lebeña, una de las Joyas del Arte prerrománico español, construida, en 925, por cristianos huidos de territorio árabe. Se pasa por Potes, para seguir hacia el monasterio de Santo Toribio, para venerar el “Lignun Crucis”.

El monasterio, regido por los franciscanos, es del s. XIII y s. XVIII, de estilo gótico clásico y barroco. Alberga la puerta del perdón, del s. XV, que el Vaticano abre cada año jubilar.

La "Misa del peregrino" se celebra, todos los días, a las 12,00 horas; domingos y Festivos hay Misa de 12 y 13 horas; sábados y vísperas de fiesta a las 19,30 horas; más información en: http://santotoribiodeliebana.org/index.php/ano-jubilar

Santuario de la Vera Cruz en Caravaca - Murcia

La concesión del año jubilar está relacionada con un hecho religioso, cuya trascendencia se remonta años atrás en la historia de España, de la Región de Murcia y de esta ciudad: la presencia de la Santísima y Vera Cruz en estas tierras desde el siglo XIII, cuyo origen oriental es harto comprobado y donde la tradición religiosa y la fe cristiana considera depositadas tres astillas del “Lignum Crucis”, en que murió Jesucristo.

Este hecho ha supuesto el desarrollo, a lo largo de siete siglos, de un culto religioso enraizado e ininterrumpido, admitido por la Iglesia Católica, hasta el punto de asignársele por el Vaticano el culto de “Latría” (siglo XVIII), culto que sólo se debe al Santísimo Sacramento.

En pleno siglo XVI se hallaba establecido un Hospital en la localidad, con el fin fundamental de atender a los peregrinos. Para propiciar, difundir y mantener el culto a la Vera Cruz, nació la Real e Ilustre Cofradía de la Stma y Vera Cruz de Caravaca, cuyos orígenes se remontan a la Edad Media. En 1.981 fue concedido un Año Jubilar a Caravaca, con motivo de la celebración del 750 aniversario de la Aparición de la Vera Cruz en Caravaca y posteriormente, en 1.996, se concedió otro Año Jubilar, que atrajo hasta la localidad a más de 700.000 peregrinos.

Año Jubilar Sanferminero - 7 de Julio

El 7 de Julio, se cumplirán 300 años de la consagración de la capilla de San Fermín, situada en el claustro de la iglesia de San Lorenzo de Pamplona. Con este motivo, el arzobispo Francisco Pérez solicitó al papa Francisco el Año Jubilar Sanferminero, del 7 de Julio de 2017 al 2018. "Todos los peregrinos alcanzarán la Gracia del Año Jubilar con la eucaristía, obra de caridad y la confesión aquí. Igual que si acudieran a Roma".

La capilla se consagró el 7 de Julio de 1717, cuando la imagen se trasladó a su ubicación actual.

La diócesis quiere aprovechar este Año Santo, para la difusión de la devoción a San Fermín y el reconocimiento de su figura y su historia. Entre los actos que se celebrarán durante el Año Santo, está prevista una visita a la catedral de Pamplona de la imagen de San Fermín, actos culturales y musicales, la reapertura del tesoro de San Fermín, situado junto a la capilla, así como peregrinaciones a los lugares vinculados con el santo navarro, como Toulouse o Amiens.