Usted está aquí

Unas fechas y mensajes para no olvidar

Escritor

La Primera Guerra Mundial, que asolaba Europa, era uno de los grandes motivos de preocupación mundiales; la Virgen María les dijo a los niños que la guerra iba a terminar, pero que vendría otra peor, si las gentes no cambiaban sus costumbres y rezaban más, para reparar las ofensas que recibía el Inmaculado Corazón de Jesús.

Vale la pena leer uno de los muchísimos libros que se han escrito sobre estas apariciones y la vida de los tres niños, de los que Jacinta y Francisco han sido canonizados el 13 de Mayo, por el Papa Francisco; el proceso de beatificación de Sor Lucía se encuentra en Roma.

Resumen de los mensajes de la Virgen de Fátima

13 de Mayo, 1917 - "Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que Él quisiera enviaros como reparación de los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores?"

13 de Junio de 1917 - "Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrazare prometo la salvación y serán queridas sus almas por Dios como flores puestas por Mí, para adornar su Trono."

13 de Julio de 1917 - "Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hacen lo que yo os digo se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra terminará pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor".

19 de Agosto de 1917 - "Orad, orad mucho y haced sacrificios por los pecadores. Son muchas almas que van al infierno porque no hay quien se sacrifique y ruegue por ellas."

13 de Septiembre de 1917 - "Continuad rezando el rosario para alcanzar el fin de la guerra. En Octubre vendrá también nuestro Señor, Nuestra Señora de los Dolores y del Carmen, San José con el Niño Jesús para bendecir al mundo."

13 de Octubre de 1917 - "Quiero decirte que hagan aquí una capilla en honor mío, que soy la Señora del Rosario, que continúen rezando el Rosario todos los días. ¡No ofendan más a Nuestro Señor, que está ya muy ofendido!"

¡Al final, Mi Inmaculado Corazón Triunfará!